yeimys martinez jazz mutis
Para Geraldine Ojeda y Luis Báez

En un prestigioso show de talentos sube al escenario un grupo de Jazz bastante inusual.

–Juez 1: Geraldine, Javier, Luis, con que ustedes son Jazz Mutis. Tengo entendido que hacen… –consulta una tarjeta que tiene sobre la mesa– música para sordos, si es correcto lo que anotaron aquí.

–Geraldine: Así es.

–Juez 2: No sé tú, Juez 1, pero me muero de la curiosidad.

–Juez 1: Igual yo. ¿Qué nos van a interpretar?

–Geraldine: Silencio de una página en blanco, de mi autoría.

–Juez 2: Muy bien. ¡Adelante!

Con un gesto, Geraldine pide silencio a la audiencia. Javier marca el tiempo batiendo una mano acompasada en el aire. Comienzan a tocar, sin embargo, los instrumentos (trompeta y saxofón) no emiten sonido alguno.

Geraldine gesticula con las manos. Los jueces, desconcertados, se miran entre sí y encogen los hombros.

Minutos más tarde la banda se detiene. Hace una reverencia al público que, como los jueces, está perplejo. Sólo una persona se pone de pie y aplaude conmovida.

–Juez 2 –-susurra a Juez 1–: creo que es el único sordo en el estudio.

-Juez 1: Ok ok, ahora sí me dejaron “mudo”. No sé qué decir. ¿Qué piensas tú, Juez 2?

–Juez 2 –contiene la risa con una mano en la boca–: El fraude también es un talento.

–Javier: Ni mucho menos –en tanto habla, Geraldine traduce a lenguaje de señas–. Permítanme una pequeña adivinanza a modo de ilustración: “si dices mi nombre, no existo. ¿Quién soy?
Los jueces, fastidiados, contestan al unísono: ¡No sabemos!

–Javier: El silencio. Nuestro talento, es el silencio.

Una vez más se pone de pie e irrumpe en aplausos la persona de la ocasión anterior. Juez 1 le echa una mirada asesina y el individuo vuelve a su asiento.

–Luis: Verán, el silencio es tan importante como el sonido. Sin el silencio no apreciaríamos la música. ¿Han escuchado la expresión, “interpreta mi silencio”? La frase se justifica porque el silencio es elocuente, habla por sí solo.

–Juez 1: Aaaaaah, es una de vaqueros. Cuéntame más…

–Juez 2: A ver, Geraldine, aparte de hacer morisquetas, ¿cuál es tu función en la banda?

–Geraldine: No son morisquetas: canto con las manos.

–Juez 2: ¿Cantas con las manos? Esto se pone cada vez más raro.

–Juez 1: ¿De verdad hacen música? Yo no escuché nada.

–Javier: Los instrumentos están modificados. Emiten vibraciones en frecuencias especiales que una persona con discapacidad auditiva sí percibe.

–Luis: El cerebro decodifica estas vibraciones en sonidos. En realidad, lo que se conoce como oído musical, no es más que una memoria musical, que no solo depende del órgano auditivo para ser estimulada.

-Juez 1: ¡Suficiente! Aquí buscamos talento artístico, no nerds ni científicos locos.

–Juez 2: Lo siento, chicos, prueben suerte con su “talento” en otra parte.

Mientras la banda se retira satisfecha por su participación, Juez 1 gira varias veces el dedo índice alrededor de su oreja.

Autor: Yeimys Javier Martínez (jmllerena@gmail.com)

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí